Pensamientos. La vida como caricia



* Si supieras, amor, lo hondo que viajan por mí tus caricias... Sólo detienen su viaje cuando amanecen estrellas en mis labios. 




¿Por qué no puede ser la vida una larga caricia, interrumpida de vez en cuando por espasmos, sustos, tristezas, angustias o molestias? Cuando cesa la interrupción, la profunda y suave caricia sigue su trabajo de amante alfarera. Y modea tu cuerpo, tu alma como el río moldea el lecho por el que pasa.
¿Acaso no es una caricia la tibia leche que pasa por la sed de ternura del bebé? No es caricia el tobogán, el lápiz juguetón entre los dedos, la almohada que recoge los instantes del día como una noche caliente en la mejilla?
¿No es caricia la alegre melodía de la amistad, el siseo sesgado de las hojas de los chopos, el sonrojo osado de la juventud, el amor nuevo con plumas de gorrión?
Cuando avanzas hacia el futuro, la vida te acaricia una y otra vez. Si permites que la lluvia chorree por tu frente; si permites que el viento apasionado te abrace; si permites que las olas te engullan en sus carcajadas color turquesa... Si permites que la aurora encienda el rosa de tu sangre mientras las aves estrenan su alborozo azul.... ¡Entonces la vida te acaricia con toda su inocente mirada!
¡Hay tantas caricias! Todo es una gran caricia cuando la piel se hace tan sensible que hasta el roce de una mirada la estremece. La vida te acaricia sólo con pasar por los túneles hambrientos de tu respiración. Y su caricia es lenta... y profunda. Tanto como un trino trenzándose en tu oído; como el ritmo de un corazón que te ama... Respira ahora la aterciopelada armonía de tu propia mirada... abierta...


Texto y foto: Volarela


Pavana. Gabriel Fauré





Añado esta exquisita caricia espiritual. Sentida y expresada por mi amiga Mª Jesús:

"Es la caricia de la vida"  por Mª Jesús Muñoz
http://majecarmu.blogspot.com.es/

ES LA CARICIA DE LA VIDA...


Si supieras amor, lo hondo que viajan por mi tus caricias...
sólo detienen su viaje cuando amanecen estrellas
en mis labios. Maite (Volarela)

Los pétalos del alba acarician tus ojos
y la tierra es cacao y trigo, que besa tu garganta.
 Se cuela el aire en tu pecho y abraza el latido,
que sorprendido bombea por los pasillos 
de la entraña.
La luz repica en tus poros y el eco es campana
en el templo de tu cuerpo, que abre el misterio
en infinitas vidrieras y alumbra el silencio,
 que custodia el tesoro escondido 
de tu alma.


El girasol de la mañana juega y despierta
los soles añejos de tu infancia.
 Una fuente-risa fluye extasiada en tus venas, 
 salpicando el paisaje de voces lejanas,
 que acunan tu cielo y tu calma.
Las manos de la tarde acarician tu dolor 
y tu herida...Moldean tu fuerza y tu esperanza
y trazan estelas de eternidades, que pintan
sueños, que ascienden por las paredes
olvidadas de tu casa.


El caballo del tiempo se ha parado a tu lado
y su coraje es caricia, sus crines aliento,
que detienen tu prisa y elevan tu pupila
hacia la infinitud de la belleza.
Mira, escucha, siente e intuye
la intensidad del sentimiento, que late
por los pasillos de tu entraña...
Es la caricia de la vida, que celebra
su plenitud y su dicha en tu noche,
que engendra los pétalos del alba.

Mi gratitud por las imágenes al blog:http://amarguedon.blogspot.com.es
Madrid 20-enero-2014
M.Jesús Muñoz

12 comentarios:

Mª Jesús Muñoz dijo...

Mi querida amiga, tu texto es una verdadera caricia en esta mañana de domingo...La vida es así, tú nos lo recuerdas y puedo decirte que me ha inspirado muchísimo.Veo tras la ventana caer la lluvia suave, muy suave,como un regalo del cielo,que nos va limpiando los ojos y el alma.En la televisión se oye una canción africana acompañada por un tambor,que nos remite a la tierra,su sabiduría y su maestría...El silencio reina en la casa y es gratificante...La vida sigue su ritmo, a veces se corta,nos pone en alerta, el corazón se dispara...Pero, todo vuelve a la calma, a esa larga caricia que es la vida y que tú tan delicadamente nos muestras...
Mi felicitación y mi abrazo inmenso. Feliz domingo, Maite.
M.Jesús

maria del carmen nazer dijo...

Este domingo encendido en llamas se rinde ante la belleza de tus palabras y mientras tanto siento una caricia interminable , de esas que de tanto gozo, duelen.
Maravilloso texto , pura ternura.
La pluma de la exquisitez se ha dejado llevar para desembarcar en un lugar elegido de quienes te leemos.
¡MAJESTUOSO , Maite ! Un estallido de
preciosidad. Me regalo algunas de tus caricias para que me mimen
La foto ... una divinura.La música imperdible. ¿Sabes qué ? ¡ YO ME QUEDO ACÄ !!sopórtame !! bsssss.

Volarela dijo...

Mª Jesús. Me imaginado todo lo que has sentido esta mañana. También oigo ese tambor...
¡Que siga y siga esa caricia!¿Adónde nos llevará?
Un gran beso :)

Mª Carmen:
¡Pero cómo me haces reír!
Quédate y no te vayas ¿eh? que eres una invitada muy especial :)

Muchos besos :)

Maritza dijo...

Todo está en que uno se deje acariciar...es que tantas veces dormimos,amiga...y sólo nosotros mismos podremos alertarnos, y aprender, pasito a pasito, vez tras vez; caídas y remanentes de una historia que empieza a escribirse cada día.

La música me envuelve, las imagenes son extraordinarias, tus palabras una delicia... Aquí es domingo de sol, y encontrarme conmigo misma en esta mañana, y con Dios por aquí cerquita;TODAS SON CARICIAS.

Gracias,tesoro.
Abrazo grande.

Volarela dijo...

Maritza, qué gran placer que te guste.
Coincido contigo en que la música es de ensueño; una larga, serena y optimista caricia que a mí me llena de luz.

Como dices, sólo nosotros mismos podemos alertarnos.

Un gran abrazo :)

Mª Jesús Muñoz dijo...

Maite,acabo de poner tu link en la cabecera de mi poema...Y le he pinchado para comprobar, que me traía directamente a tu espacio...¡¡¡SORPRESA TOTAL...!!
Has traído a tu blog mi poema debajo del tuyo,me has sorprendido, pero no debía sorprenderme...Eres mágica y me lo demuestras continuamente, manejas la pluma y la tecnología de forma admirable...Me vuelves a recordar a mi amigo, que también hace de todo y le encanta la tecnología...sonrío.
Mil gracias por el detalle, soy yo quien tiene que agradecerte seguir aquí con vosotros...Porque,tengo que aprender mucho aún,sobretodo de esa caricia, que es la vida,y se nos va en un suspiro...sonrío.
Mi abrazo inmenso y mi amistad.
M.Jesús

ReltiH dijo...

UN PLANTEAMIENTO DE SENTIMIENTOS MUY COHERENTES.
UN ABRAZO

Jerónimo dijo...

Hola Volarela. Llego a tu blog desde el blog de nuestra amiga María Jesús y lo que acabo de leer me ha encantado. Cada día recibimos decenas de caricias, es verdad pero el problema radica en que cada vez las apreciamos menos a medida que nuestros corazones se van endureciendo con el tiempo.Por eso hay que seguir siempre con la mente y el corazón abierto a las pequeñas caricias de la vida, hay que esforzarse para conseguirlo.

Ha sido un placer encontrarte. Volveré.

Saludos.

Volarela dijo...

Mª Jesús: Tu caricia es la continuación poética de la mía. La hemos hecho juntas.
¡Ha quedado estupendo!

Un gran abrazo, amiga.

Reltih: Me alegro de que veas esa coherencia. Gracias por tu lectura.
Un abrazo

Jerónimo: Eso es, no dejar nunca que el corazón se endurezca.
Muchas gracias por tu visita.

Un abrazo

Antonio Porpetta dijo...

Dices: "...desde el Mediterráno", y la envidia más corrosiva me ha mordido el corazón. ¡Quien pudiera!
Gracias por tus cálidas palabras y que el arrullo del mar acompañe tus sueño. Un beso.

Volarela dijo...

Ese arrullo acompaña mis sueños cada día, sí. El Mediterranéo es una caricia azul, suave, tan viva y tan dulce..., que entra en ti para no salir nunca. Tu poema de la infancia y su añoranza del mar es emocionante, lo viví muy a fondo.

Mil gracias por venir por aquí, es un gran placer tu visita.

Muchos besos teñidos de azul-mar.

Milena dijo...

Bellas caricias, bella música...

Volarela, mi abrazo sempiterno